Tenaz, mi niña.

A veces la vida se pone de culo,

le salen espinas,

no suenan tambores,

el arcoíris destiñe,

la música silencia.

 

Y no puedes por menos que apagar tu risa.

Mirar al suelo.

Sentirte débil.

Perder las fuerzas.

Desdibujar tus sueños.

 

La vida es cabrona.

Injusta. Cruel.

La vida es caprichosa.

Suya.

Avariciosa.

La vida, tan soberbia.

 

No escucha a corazones perdidos.

Sensibilidades románticas.

 

Hay que ser testarudo.

Tozudo. Fuerte.

No mirarla de frente.

 

Abrazar

con todas tus fuerzas

tus sueños.

No soltarlos.

No escuchar gemidos cercanos.

Gemidos de gente

que no alcanzó sus sueños

Esa gente siempre te dirá

que nunca alcanzarás los tuyos.

 

Cree en ti, busca tu felicidad,

dibuja tu risa,

mece tu calor al abrigo de las envidias,

lejos de esas lecturas.

 

Porque tú,

mi niña,

eres muchísimo más que la vida,

eres más grande que el sol y más valiosa que la luna.

 

Tu felicidad la guardaron

bajo cinco cadenas

cosidas con cinco candados.

Solo Dios sabe cuándo podrás liberarla.

Pero tú no desfallezcas,

no te venzas,

no finjas.

No la mires de frente.

 

Tan sólo al próximo paso que tu tenacidad dará.

El resto humo.

 

Y tu sonrisa mi luz.

 

Tuya, siempre, La Suelta.

 

Te admiro.

Anuncios

Un pensamiento en “Tenaz, mi niña.

  1. Anónimo dice:

    Y yo te admiro a ti… eres enorme!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s